¿Cómo ‘se lee’ un diamante?

Sortija de brillantesLa palabra diamante significa inalterable, algo que no es de extrañar ya que los diamantes poseen la más alta dureza y conductividad térmica de todos los materiales existentes.

Hay cuatro características, conocidas en inglés como las ‘4 Cs’ por sus iniciales, que determinan la calidad y el valor de un diamante: el color, la pureza, el peso y la talla (Carat (Quilate), Clarity (Pureza), Colour(color) y Cut (Talla)).

Pero es imprescindible también hablar de la quinta ‘C’ del diamante: el Certificado. Es muy importante que las cuatro características de valor mencionadas anteriormente sean establecidas por un Laboratorio de Certificación serio y riguroso, ya que una ligera variación en los grados de calidad del diamante puede suponer cambios muy significativos de su valor.

Peso

El peso de todas las gemas talladas se expresa en quilates. El quilate métrico es la unidad básica de medida del peso de los diamantes. Internacionalmente se utiliza la abreviatura ‘ct’ aunque en España también se utiliza la abreviatura ‘qte’. Un quilate equivale a la quinta parte de un gramo, es decir a 200 miligramos.

Color

Pulsera de brillantesLos diamantes de colores intensos (amarillo, naranja, marrón, verde, azul, rosa, etc.) son extremadamente raros. El comercio de joyería se centra casi exclusivamente en lo que se conoce como la ‘serie incolora’, es decir, diamantes incoloros o con una muy ligera coloración amarilla.

La graduación del color de estos diamantes consiste en valorar el grado de falta de color que presentan, comparándolo con unos diamantes patrones debidamente graduados por el organismo de referencia CIBJO (Confederación Internacional de Bisutería, Joyería y Orfebrería).

Pureza

En diamantes, la pureza viene representada por la valoración sistemática de las inclusiones que presenta. Por lo general, las inclusiones que marcan el grado de pureza de un diamante se encuentran en su interior, pero en ocasiones los defectos externos también pueden influir, sobre todo si penetran en la piedra, rompen la simetría, perjudican el aspecto general, y no pueden eliminarse con un repulido.

La observación de las inclusiones del diamante en el momento de efectuar la graduación de pureza debe hacerse siempre a diez aumentos. Generalmente en el ejercicio profesional se utiliza una lupa de bolsillo para apreciar la pureza de los diamantes. En el laboratorio, sin embargo, la determinación se realiza con un microscopio binocular bajo condiciones de iluminación especiales.

La talla

Pendientes de brillantesLa talla es el factor determinante para el brillo del diamante. El término ‘talla’ en el caso del diamante incluye dos conceptos: la forma del diamante, y la calidad de las proporciones y del acabado. Podemos hablar, por tanto, de tipo y de calidad de la talla.

La calidad de la talla es la característica más importante del diamante. Es el rasgo que más influye en la belleza del diamante. El corte se refiere a las proporciones, simetría, acabado, y pulido de un diamante. Si la talla es poco profunda, la luz se fuga por la parte inferior; en cambio, si es muy profunda, la luz se fuga por el costado.

Talla muy buena (VG): También calificada como talla excepcional o extra. Se refiere únicamente a los diamantes que han sido tallados cumpliendo los requisitos de porcentaje con la profundidad idónea, la tabla idónea y la simetría perfecta.

Talla buena (G): Aunque la talla se encuentre dentro de los parámetros aceptables no llega a ser perfecta porque se ha optimizado el tamaño del diamante para ganar rendimiento a la piedra. Aún así, si la calificación es buena, se supone que el diamante tallado posee una buena refracción y un brillo aceptable.

Talla inusual (UN): Diamantes tallados deficientemente, con proporciones y porcentajes completamente fuera de los límites aceptables. Nuestra recomendación, jamás comprar un diamante con este tallado ya que parece muerto, sin brillo ni destellos.

Esos cuatro factores  influyen sobre las cualidades reflectoras y de brillantez del diamante.

La brillantez: es la cantidad total de luz reflejada por un diamante. Cuando la luz impacta sobre la superficie del diamante, una parte de la luz ingresa y otra parte es reflejada. La luz reflejada de forma más inmediata es devuelta por los ángulos de la corona.

Centello: se refiere a destellos de luz, los cuales se producen al inclinar el diamante de lado a lado. La luz que no es inmediatamente reflejada ingresa en el diamante y es reflejada por las paredes internas hacia el centro del diamante. Esta luz, que rebota en las paredes internas del diamante, es la cualidad conocida como centello.

Fuego: se refiere a la dispersión del diamante en diferentes colores de luz. Una vez que la luz rebota desde las paredes del diamante hacia el centro del mismo, regresa rápidamente hacia la parte superior del diamante. Debido a que la luz es ligeramente doblada por el diamante, puede observarse un espectro de color saliendo de la parte superior del diamante.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s