Cómo hacer una joya

Laura Ponte, Patricia Nicolás, Laura Sánchez, Eugenia Martínez de Irujo… Muchas son las mujeres que han decidido hacer del diseño de joyas parte de sus vidas, sin embargo, crear una ‘pieza preciosa’ no es una tarea sencilla, sino que requiere talento, creatividad, y paciencia para lograr un resultado óptimo.

1. Piensa en un concepto: el punto de partida para crear una joya es… una idea. Las joyas son mucho más que accesorios con los que complementar un estilismo. Es necesario pensar qué se quiere transmitir y cómo hacerlo; a qué tipo de mujer u hombre va dirigida; para qué ocasiones… Como consejo, fíjate en los front-row, en las pasarelas, en los escaparates, en las joyas que llevan tus amigas y en las que desearían poder tener. Busca ideas en la calle y en las grandes firmas, y mírate a ti misma como un potencial cliente tuyo. ¿Qué joya soñarías con lucir?

2. Elabora tu boceto: recopila todas tus ideas y plásmalas en un papel para que veas si realmente tu imaginación tiene un orden y un sentido.

3. Escoge los materiPendientes de brillantesales: oro amarillo, oro blanco, plata, piedras, gemas… Decide el metal pero también los colores que quieres para tu joya. Busca las combinaciones correctas y ten en cuenta todas las variables: color, pureza, tamaño, peso…

4.  Elige los cierres: si vas a crear una pulsera o una cadena, escoge bien los cierres: 

  • El cierre de pico de loro tiene mucho éxito ya que es bastante seguro. .
  • El cierre de timón da un aspecto elegante y moderno a la pieza. Se recomienda para joyas grandes pero son menos seguros que otros.
  • El cierre de rosca consiste en dos piezas con forma de tubo las cuales se enroscan una en la otra. Es bastante seguro.
  • El cierre de gancho y anilla es un cierre sencillo que consiste en un gancho y en un aro. Es menos seguro que otros y se recomienda con collares pesados ya que el peso de la joya hace que se mantenga cerrado.

Pendientes de perla y brillantesPara los pendientes también tienes diferentes opciones:

  • De rosca: el mejor para los pendientes de bebé porque impide que se claven los palitos del pendiente.
  • De presión: es el más común y el más utilizado por su comodidad.
  • Omega: seguro y cómodo, muy empleado en las joyas pesadas.
  • Catalán: parecido al cierre Omega, aunque es incluso más seguro al tener una pequeña palanca que se ajusta por detrás

5. Directo al taller: una vez realizados todos los pasos anteriores, las joyerías mandan los bocetos, con las piezas seleccionadas y los cierres, a los talleres donde se prodece a su fabricación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s